La robótica en las cocinas: una innovación de calidad, productividad y seguridad

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Tecnología
Visualizaciones del artículo Leído  3105  veces
Tags del artículo

Pilz, BRobot5 y Mimcook han desarrollado el primer robot colaborativo 'paellero". La robótica en la restauración libera a los profesionales de tareas repetitivas y peligrosas para que puedan desarrollarse en el valor, la creatividad y la calidad. Para su despliegue es imprescindible la certificación en seguridad, recuerdan desde Pilz.

La robótica en las cocinas: una innovación de calidad, productividad y seguridad

"Un maestro cocinero puede programar un cobot para que reproduzca todos sus procesos y movimientos para la elaboración de forma exacta sus creaciones, de manera que se convierta en su clon y replique siempre sus deliciosas recetas”. Sergi Escolà, chef y conocedor de primera mano de la restauración, tiene claro todo lo que la robótica de servicios tiene por ofrecer, pero siempre de la mano de los profesionales.

Uno de los ejemplos sonados del impacto que puede tener el tándem entre robótica de servicios y el sector horeca (hosteleria, restauración y catering) es el robot paellero de la empresa española BRobot 5, capaz de reproducir tareas propias de los cocineros, y preparar una paella en tan solo 20 minutos.

"Esta solución de BRobot 5, en colaboración con la empresa de paelleros automáticos Mimcook y la firma internacional de automatización segura Pilz, supone una revolución tecnológica para el sector horeca, y una muestra de lo que tienen por ofrecer las startups para la digitalización de la restauración. Son muchos los usos que se le pueden dar a una aplicación de estas características gracias a un buen desarrollo de ingeniería e ideas innovadoras", comenta Pilz en un comunicado.

Su capacidad de trabajar 24/7, de forma totalmente segura, y de reproducir un programa concreto repitiendo siempre los mismos pasos permite incrementar exponencialmente la productividad y hacer frente a picos de demanda, a menudo estresantes para los restaurantes y sus trabajadores en épocas como la estival.

Un cobot que trabaja codo con codo con los profesionales de la restauración En esta línea, los robots permiten liberar a los profesionales de la cocina de tareas pesadas y repetitivas, ayudando así a incrementar su rentabilidad. La solución de BRobot5 junto a Mimcook y Pilz “garantiza resultados independientemente de las rotaciones y la especialización del personal”, en palabras de Enrique D. Lillo, director general de BRobot 5. “Responde fielmente a las órdenes del cocinero de forma automática y precisa ofreciendo siempre el mismo resultado de las cocciones y recetas”, añade Escolà, creador del primer paellero automático de alta precisión.

Además, explica, soluciones robóticas como el robot paellero liberan a los profesionales de tareas peligrosas, alejan los fallos por distracciones de las cocinas y aumentan la calidad de estos puestos de trabajo. Esto permite a los cocineros poder centrar sus esfuerzos en los detalles y la creatividad gastronómica, que otorga un valor añadido a sus platos, para mejorar la experiencia comensal. E incluso entra en juego la seguridad alimentaria: “Se reduce el contacto directo humano con los productos alimenticios, por lo que los alimentos se manipulan por menos personas en el proceso de montar un plato”, añade Enrique D. Lillo.

Robotización segura para exportar la gastronomía del país

Para Escolà, este tipo de soluciones robóticas no solo dan apoyo al sector de la restauración, sino que se puede convertir en una oportunidad para exportar la gastronomía del país a otros lugares del mundo. “Se pueden diseñar para realizar prácticamente cualquier receta que podamos formular e imaginar, y más aún teniendo en cuenta la existencia de elementos de control de las cocciones, como es el caso de Mimcook”, asegura. Así, no es necesario que los profesionales conozcan con exactitud las técnicas de otras culturas gastronómicas. Lo que el chef considera “una oportunidad increíble para conquistar el paladar de los más exigentes”.

Tal y como detallan desde Pilz, la seguridad es un elemento clave para la integración de los robots en la restauración. "Precisamente porque no se elimina la parte humana de las cocinas, la certificación de estas aplicaciones robóticas cuenta con un rol protagonista para garantizar que la colaboración culinaria entre cocineros y robots sea segura". Para ello, en el desarrollo de robots para servicios es necesaria la intervención de empresas expertas en certificación y seguridad de sistemas robóticos, como Pilz. En el caso del robot paellero, la firma ha desarrollado el diseño industrial, cumplimiento de seguridades y certificación según los requisitos de la Comisión Europea, a través de su centro internacional de competencias robóticas.

“Los robots de servicio deben de cumplir con la directiva de máquinas en el momento en el que están integrados para desarrollar una o varias tareas en la cocina”, afirma contundentemente Daniel Martín, experto en robótica de Pilz España y Portugal. “Las normas armonizadas con la directiva son claras sobre cómo se debe realizar el análisis de riesgos y la posterior validación de las medidas adoptadas, siempre para proteger a las personas que cooperan con los robots”, añade. A la misma conclusión llega el fundador de BRobot 5: “los certificados nos garantizan un espacio de trabajo seguro para los trabajadores”.

Con todo, el proceso de robotización del sector de la hostelería está llamado a revolucionar la gastronomía y la restauración tal y como la conocemos hasta ahora, desde la colaboración con los humanos y la seguridad como indispensable. La automatización de procesos se traduce en una herramienta capaz de hacer posibles proyectos para el sector que, hasta ahora, por motivos económicos o logísticos eran impensables.

Descargas