Las claves de la UE Chip Act: así Europa alcanzará el 20% de cuota en semiconductores

Fecha de publicación
Cateogría del artículo Tecnología
Visualizaciones del artículo Leído  1726  veces

Ley Europea de Chips, que movilizará más de 43.000 millones de euros de inversiones tanto del sector público como privado, tiene como objetivo que en 2030 el 20% de los chips del mundo se produzcan en la UE

Las claves de la UE Chip Act: así Europa alcanzará el 20% de cuota en semiconductores

El 15 de septiembre de 2021 la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen anuncio el impulso de la EU Chips Act. Fue un acto político porque ya era tarde: la crisis de los semiconductores encontró a una Europa que no había previsto la tormenta perfecta y, por esas fechas, se vio como líneas de producción enteras de países de toda Europa tuvieron que ralentizar o detener su actividad. El caso de la automoción fue flagrante.

Tras unos meses de trabajo, la Comisión a articulado la Chip Act que quiere posicionar al continente a la vanguardia de la producción de semiconductores. El objetivo de la UE es alcanzar al menos el 20% de la producción mundial en valor de semiconductores sostenibles y de vanguardia para 2030. Se trata no solo reducir las dependencias excesivas, sino también aprovechar las oportunidades que ofrecen los mercados cada vez más digitalizados y el cambio tecnológico. "Esto mejorará la competitividad del ecosistema europeo de semiconductores y de la industria europea en general, incluidas las pymes, ya que la industria en toda la UE tendrá un acceso más seguro a chips eficientes energéticamente y de alto rendimiento y ofrecerá productos innovadores a los ciudadanos europeos y a los mercados mundiales", detalló Úrsula von der Leyen.

Actualmente, Europa tiene una cuota de mercado global de semiconductores de solo el 10% y depende en gran medida de proveedores de terceros países. En caso de interrupción de la cadena de suministro, las reservas de chips de Europa en algunos sectores industriales, como el de la automoción, pueden agotarse en unas pocas semanas. Además, Europa tiene capacidades de fabricación de chips limitadas, centradas en en nodos de producción maduros (a 22 nm y superiores), y ninguna en chips de vanguardia (a 7 nm y inferiores).

La herramientas de la Chip Act

La Ley Europea de Chips garantizará que la UE tenga las herramientas, habilidades y capacidades tecnológicas necesarias para convertirse en líder en este campo más allá de la investigación y la tecnología en el diseño, fabricación y envasado de chips avanzados, para asegurar su suministro de semiconductores y reducir sus dependencias. Los componentes principales son:

#1
La Iniciativa Chips for Europe
mancomunará recursos de la Unión, los Estados miembros y terceros países asociados con los programas existentes de la Unión, así como del sector privado, a través de la "Chips Joint Undertaking" mejorada resultante de la reorientación estratégica de tecnologías claves.  Se pondrán a disposición 11.000 millones de euros para fortalecer la investigación, el desarrollo y la innovación existentes, para garantizar el despliegue de herramientas de semiconductores avanzadas, líneas piloto para la creación de prototipos, pruebas y experimentación de nuevos dispositivos para aplicaciones innovadoras de la vida real, para capacitar al personal y desarrollar una comprensión profunda del ecosistema semiconductores y la cadena de valor.

#2
Un nuevo marco para garantizar la seguridad del suministro
atrayendo inversiones y mejorando las capacidades de producción: "Es muy necesario para que florezca la innovación en nodos avanzados, chips innovadores y energéticamente eficientes". Además, un Fondo de Chips facilitará el acceso a la financiación para las nuevas empresas para ayudarles a madurar sus innovaciones y atraer inversores. También incluirá un servicio de inversión de capital semiconductores dedicado en el marco de InvestEU para apoyar la ampliación y a las PYME para facilitar su expansión del mercado.

#3
Un mecanismo de coordinación entre los Estados miembros y la Comisión para controlar la oferta de semiconductores, estimar la demanda y anticipar la escasez.
Supervisará la cadena de valor de semiconductores recopilando inteligencia clave de las empresas para mapear las debilidades y cuellos de botella primarios. Reunirá la evaluación común de crisis y coordinará las acciones que se tomarán de una nueva caja de herramientas de emergencia. También reaccionará rápida y decisivamente juntos haciendo pleno uso de los instrumentos nacionales y de la UE.

En su formulación, la ley reconoce que Europa es fuerte en algunas áreas específicas del diseño de semiconductores, como es el diseño de componentes para electrónica de potencia, radiofrecuencia y dispositivos analógicos, sensores y microcontroladores que se utilizan ampliamente en las industrias automotriz y manufacturera. Europa es también el centro mundial de investigación de semiconductores. Cuenta con centros de investigación líderes que están avanzando en el desarrollo global de tecnologías de semiconductores de última generación. "La tecnología europea es, de hecho, un facilitador clave de la miniaturización en chips; Se requieren conceptos como FinFET y Gate All Around3 para la producción de chips potentes de próxima generación, y la tecnología FDSOI4 es crucial para reducir el consumo de energía".

Según la Chip Act, "Europa también está muy bien posicionada en términos de los materiales y equipos necesarios para operar grandes plantas de fabricación de chips, con muchas empresas que desempeñan funciones esenciales a lo largo de la cadena de suministro. También tiene sectores de usuarios finales industriales fuertes y diversificados, p. automoción, automatización industrial, sanidad, energía, comunicación, agricultura, etc."

Avanzando hacia la soberanía digital europea

En julio de 2021, la Comisión Europea lanzó la Alianza Industrial sobre Procesadores y Semiconductores con el objetivo de identificar las brechas actuales en la producción de microchips y los desarrollos tecnológicos necesarios para que las empresas y organizaciones prosperen, independientemente de su tamaño. La Alianza ayudará a fomentar la colaboración entre las iniciativas actuales y futuras de la UE, así como a desempeñar un importante papel consultivo y proporcionar una hoja de ruta estratégica para la Iniciativa Chips for Europe, junto con otras partes interesadas. Hasta la fecha, 22 Estados miembros se comprometieron en una declaración conjunta firmada en diciembre de 2020 a trabajar juntos para reforzar la cadena de valor de la electrónica y los sistemas integrados de Europa y fortalecer la capacidad de fabricación de vanguardia.

Descargas