“La robótica colaborativa eleva el papel que los humanos tienen en el proceso de fabricación”

Fecha de publicación
Visualizaciones del artículo Leído  1462  veces

Para los próximos cinco años ABB espera un crecimiento anual del 20% de su base instalada de cobots. Hablamos con Sergio Martin, head of Robotics and Automation de ABB Spain & Portugal, sobre los nuevos lanzamientos de robótica colaborativa de la compañía y las perspectivas de futuro de esta tecnología

“La robótica colaborativa eleva el papel que los humanos tienen en el proceso de fabricación”

En opinión de Sergio Martin, head of Robotics and Automation de ABB Spain & Portugal, el futuro de la tecnología robótica, en especial de los cobots, estará imprescindiblemente ligada a la robótica móvil. InfoPLC++ conversa con el máximo responsable de robótica de ABB en la península para descubrir cuál es la visión de la firma sobre la relación entre las personas y estas maquinas, y descubrir, además, cómo esta mirada se concreta en los los nuevos lanzamientos de SWIFTI y GoFa.

¿Cómo entiende ABB la relación entre los cobots y las personas?

Nuestra visión pasa por una relación muy práctica entre personas y herramientas. La robótica atiende procesos que son tediosos, duros, poco ergonómicos permitiendo a las personas dedicarse a tareas de mayor valor.
La relación de las personas con la robótica colaborativa difiere poco de la relación que existe con la robótica tradicional. Lo que cambia es su integración en el proceso: es más asequible su puesta en marcha, instalación, programación.

Sigue siendo una herramienta, pero al ser más sofisticada está más cerca de las personas. Los cobots vienen a facilitar el trabajo de las personas encargándose de las tareas más costosas. Gracias a ellos, los trabajadores pueden aportar un valor diferencial en el proceso de fabricación.

¿Cómo se concreta esa nueva visión en las nuevas familias SWIFTI y GoFa presentadas por ABB?

Son dos miembros más de la familia de robótica colaborativa de ABB. Después de Yumi, cuyo enfoque era para una industria muy determinada, con GoFa y SWIFTI queremos ampliar el espectro de industrias a las que nos dirigimos. Hemos incrementado la capacidad de carga, ahora manipulan cargas de hasta 5 kilos ¡10 veces más que las tecnologías anteriores!, y se mueven a velocidades de 2 m/segundo en el caso de GoFa y 5 m/segundo en el caso de SWIFTI.

Además, GoFa se programa moviéndolo con las manos, y SWIFTI está a medio camino entre la robótica tradicional y la colaborativa. Está dotado de sensores que detectan la interacción con el humano: el robot puede trabajar a una velocidad de robot industrial tradicional, y cuando detecta la presencia de la persona, se adapta a su velocidad para realizar el proceso que haga falta, y al alejarse esta, vuelve a su cadencia industrial.
Si nos comparamos con lo que hay en el mercado estamos en el top del top, por lo que sin duda contribuiremos a la incorporación de la tecnología robótica en empresas que hasta ahora no se lo habían planteado.

SWIFTI está a medio camino entre la robótica tradicional y la colaborativa, explica Sergio Martin

¿A qué tipo de empresas y procesos se dirigen SWIFTI y GoFa?

SWIFTI y GoFa se han diseñado para no estar ‘ligados’ a industrias específicas.

Hoy en día, las industrias que gozan de una mayor tasa de robotización son automoción, food & beverage... Con estos dos lanzamientos, lo que buscamos desde ABB es ampliar los sectores usuarios de tecnología robótica, y sobre todo poner la mirada en las pequeñas empresas que tienen procesos aún manuales, pero que son susceptibles de ser automatizables.

Ofrecemos dos nuevos robots fáciles de instalar y fáciles de programar que garantizan, además, una mayor eficiencia del proceso. Pueden manipular, montar, apilar piezas, etc. En pocas palabras, automatizar para ser más flexibles y productivos.

Son altamente atractivos para la PYME industrial, sin distinción de sector. Queremos que sea tan sencillo de utilizar como lo es un smartphone, que lo sacas de la caja y nadie piensa en leer el manual. Con SWIFTI y GoFa incluso las empresas que no tienen equipos de informáticos o ingenieros podrán trabajar con la robótica colaborativa.

GoFa se programa moviéndolo con las manos y está diseñado para la pyme industrial

Pero además de la sencillez está la barrera de la inversión. ¿Qué Return On Investment (ROI) estimáis para esta tecnología colaborativa?

Es un tema clave que hemos tenido en cuenta. Su coste está en torno a los 25 mil euros, con un ROI por debajo de un año, con ligeras variaciones según la industria. La clave de este retorno de la inversión tan ajustado está en que ampliamos la capacidad de las empresas donde se instala. Por ejemplo: te permite trabajar fuera de los turnos habituales, lo dejas trabajando por la noche y por la mañana tienes un palé fabricado. Incrementa la productividad, y con ello el ROI.

¿Os planteáis otros modelos comerciales además de la compra?

Sin duda. Creemos en el Robot-as-a-Service, que los robots sean un servicio y que las empresas lo incorporen según sus necesidades. Pronto presentaremos novedades al respecto.

¿Qué previsiones de venta tenéis para estas nuevas tecnologías?

Para ABB ahora mismo la venta de cobots representa un 10% del total de ventas del segmento de robótica. Según nuestras previsiones, veremos que en los próximos 3-5 años la robótica colaborativa cogerá fuerza, y no solo por las industrias tradicionales, sino porque habilitaremos otras industrias para su utilización. Esperamos un crecimiento en torno al 20% por año. Veremos multiplicarse los casos de éxito de manera exponencial en todas las industrias alcanzando niveles de despliegue similares a los de la robótica industrial.

¿Podría compartir algunos ejemplos de empresas o pymes que ya estén utilizando los cobots de ABB y en qué tareas los están implementando?

Fuera de España, estamos trabajando en pruebas de concepto con Kellogg’s para la gestión de la calidad a través de una inspección caja por caja de los cereales. Y en Singapur nuestros robots son parte activa del proceso mecánico de gestión de pruebas COVID multiplicando por 10 el número de test que pueden realizarse a diario. En retail, también, iClick, empresa fabricante de anillos de sujeción de teléfonos, trabaja con cobots para el empaquetado de sus productos.

En el ámbito educativo, las primeras unidades de SWIFTI y GoFa se han instalado en la Universidad Pontificia de Comillas para que los futuros profesionales de la industria se familiaricen con el potencial de la robótica colaborativa.

¿Cómo recomienda trabajar con los equipos humanos la incorporación de esta tecnología?

Recomendamos dar visibilidad a los beneficios del robot y eliminar la ciencia ficción. El robot no va a pensar por nosotros. Es una herramienta cada vez más ágil, con más funcionalidades, pero son las personas quienes deciden sobre su quehacer. Por ello, uno de los factores claves del éxito de la adopción pasa por hacer partícipe a quien lo utilizará de la implementación y diseño del proceso del cobot. La experiencia mostrará que no llegan para sustituir a nadie, que la palabra final siempre la tendrá la persona, y en cambio, sí que mejorará su día a día.

También hay un desafío importante por parte de los equipos de management y del mundo educativo para crear posiciones híbridas entre personas y robots. No se trata solo de introducir el robot en la línea de producción, sino cambiar la visión estratégica de los procesos y el papel de las personas y las máquinas.

La familia de robótica colaborativa de ABB

¿Cómo facilita ABB la implementación de cobots a las empresas que se inician en esta tecnología?

En la primera fase, el diseño de la solución, existen varias vías. Una es que nuestros técnicos detectan la necesidad en una empresa o en un proceso concreto, valoran la tecnología aplicable y se plantea una solución al cliente. La segunda tiene que ver con casos en los que el cliente nos plantea un reto, y a través de nuestro Centro de Innovación de Clientes, CIC, se generan pilotos que responden al desafío planteado y que son construidos de manera colaborativa, aprovechando el conocimiento del proceso que tiene el cliente y nuestro conocimiento con relación a la tecnología. En ambos casos la consultoría es gratuita y el cliente no ha de asumir ningún coste hasta su implementación.

A la hora de la implementación, ponemos a disposición de la industria 8 oficinas en toda España, con una oficina específica de Soporte a Cliente, para evitar la sensación de ‘precipicio’ que se produce al pensar en el despliegue de la tecnología. Se trata de un departamento que ofrece un servicio más allá del funcionamiento de la tecnología, es decir, tiene un enfoque de acompañamiento metodológico a los profesionales responsables de su implementación. A esta oficina se suman las unidades de Soporte al Producto y Soporte de Servicio... Y si no llegamos con esta red tenemos un ecosistema de integradores. Sin duda nuestros clientes no están solos.

¿Una previsión de futuro para los cobots?

Además del crecimiento del 20% en el segmento de cobots que comentaba, nuestra mirada está puesta ahora mismo en los mobile robotics, que potencian las capacidades de nuestros cobots desplazándolos allí donde se necesitan.

De hecho, veo un mix imprescindible de robótica colaborativa abierta y robótica móvil. Existe un potencial muy grande de crecimiento en estas áreas. Muchas industrias no tienen un puesto fijo de trabajo para sus operarios, basta con pensar en un centro logístico. Las líneas de producción avanzan decididamente hacia la flexibilidad y la tecnología robótica ha de acompañar esta evolución.

Más información

  • Nombre
    Sergio Martin
  • Cargo
    Head of Robotics and Automation
  • Empresa
    ABB Spain & Portugal